Presentación

Claudio Lauria

Claudio Lauria

Presidente y Fundador del FICMA

Desde hace casi un cuarto de siglo, el FICMA se propuso ser el Festival de Cine pionero y referente mundial de cine ambiental.
Me enorgullece poder decir que lo hemos conseguido, que hemos abierto caminos, puertas y ventanas y que aún nos queda mucho por andar, recorrer, aprender y compartir. ¿Cómo? Sin cambiar nuestra esencia, pero con la mente y actitud abiertas. Demoliendo muros y sorteando fronteras.
Hemos preparado una 23 edición con mas de 145 films de los casi 2300 recibidos, tomándole el pulso al planeta y reflejando, con el audiovisual como herramienta, lo más actual sobre nuestro medio ambiente global. Espero disfruten al máximo de nuestra programación!
Trabajamos desde hace 7 años, codo a codo, en América Latina con el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), todo un privilegio para nosotros. Juntos hemos conseguido, con el audiovisual, llevar a más de 12 países un mensaje de sensibilización y concienciación ambiental, con nuestra premisa de “educar entreteniendo”. Después de tres años, hemos consolidado nuestra mancomunidad y suma de sinergias con la Oficina del PNUMA México, estableciendo una sede y organizando conjuntamente una Muestra Itinerante en el país, sin precedentes en la historia del Cine Ambiental, en 15 ciudades de diferentes estados en 2016 y esperando llegar a las 32 capitales de estado en 2017.
Mucha ilusión, entrega y pasión conforman el ADN de este Festival de Cine que, como siempre suelo decir, es mucho más que un Festival! porque lo entiendo como “un servicio público” que vive y late los 365 días del año, aportando y transmitiendo cultura, educación, conciencia ambiental, desde Barcelona y Cataluña para el mundo.
Como bien dice el refrán: “nadie es profeta en su tierra”, sobre todo y teniendo en cuenta que el mundo reclama soluciones inmediatas en temas contundentes y claves como lo son: los derechos humanos y de los animales, el cambio climático, la revolución energética, la salud y alimentación y tantos otros tan o más prioritarios.
Hoy, España y Cataluña están viviendo momentos de grandes y decisivos cambios, situaciones que a corto o mediano plazo, marcarán definitivamente el futuro de nuestras sociedades. El FICMA, una institución catalana con larga historia y bagaje, no es ni será ajeno a éste proceso, asumiendo los retos y desafíos en los que ya estamos trabajando -con miras al próximo quinquenio-, con el deseo y el profundo agradecimiento de que Barcelona y Cataluña hagan definitivamente propios este evento y se sientan orgullosos de ser la casa del Festival Internacional de Cine de Medio Ambiente más antiguo del planeta.

Jaume Gil

Jaume Gil

Director del FICMA

Antes de nada quiero agradecer a todos los directores de cine que forman parte de esta nueva edición del Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente por sus maravillosas películas que nos invitan, no sólo a pasar un buen rato, sino también a hacer una reflexión sobre lo que le estamos haciendo a nuestro planeta y a nosotros mismos. Todos y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de hacer de este planeta un lugar habitable. Cada pequeña acción cuenta y, desde el FICMA, queremos hacer esta aportación. FICMA no es sólo un Festival de Cine, es un punto de encuentro de ideas, actividades e historias que nos quieren dar esperanza y, a pesar de todas estas situaciones malas que estamos sufriendo, en nuestras manos está poder revertirlas.
El desarrollo de nuestra especie y nuestras civilizaciones han hecho que tomemos distancia del mundo salvaje. Nos hemos ido olvidando de la naturaleza y hemos sido responsables de la extinción de muchas especies, llegando a un punto que ya no sólo hemos convertido a los animales salvajes en refugiados de la tierra, privándolos de su habitat, comida, etc. sino que también estamos convirtiendo a la humanidad en refugiados del planeta y, ya no sólo por cuestiones climáticas, sino también por cuestiones sociales y económicas. Por este motivo, el FICMA centra este año parte de su programación en el tema del refugiado. ¿Abrimos los ojos?
FICMA quiere que no seas sólo espectador, quiere que seas parte de esta solución y, por este motivo, no sólo durante la semana del Festival, sino durante todo el año, aquí encontrarás herramientas para el cambio. Herramientas que te emocionarán y harán que seas tú quien decida cambiar,ya que hacer las cosas sin imposiciones es lo que queremos conseguir. Os dejamos más de 120 producciones para que disfrutéis de buen cine, de buenas historias y, sobre todo, disfrutéis de la vida. Nosotros seguimos trabajando para que os sintáis orgullosos de vuestro Festival, del Festival de todos, del Festival del planeta tierra.

Josep Rull i Andreu

Josep Rull i Andreu

Consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya

Este año celebramos la 23ª edición del Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente de Cataluña. Con 23 años, el FICMA se ha convertido en uno de los Festivales más consolidados en nuestro país, donde la cultura y el medio ambiente suman para provocar la reflexión y el debate. Una reflexión y un debate absolutamente necesarios para avanzar y poder encontrar las soluciones más adecuadas a las problemáticas descritas en sus documentales y cortometrajes.
El FICMA no es sólo un Festival de cine, ha sido y es el motivo para que jóvenes y adultos conozcan muchos de los retos ambientales que tenemos, tanto localmente como a nivel planetario. Y ha sido el origen de otras iniciativas muy valoradas, como son el Petit FICMA o la Ficmateca, todas ellas con un objetivo común: transmitir conocimiento sobre el medio ambiente y provocar el contraste de opiniones.
Tenemos la suerte de poder disfrutar en nuestra casa de un festival de cine que se ha ido construyendo con esfuerzo y entusiasmo, que ha contado con el apoyo de nuestro Departamento y que se ha consolidado en momentos de gran complejidad. Esto demuestra la fuerza de la idea inicial y el rigor y profesionalidad con el que trabajan sus impulsores. Un hecho que se ha visto reconocido también en otros lugares del mundo donde se han organizado festivales con las credenciales del FICMA, como es el caso en varios países de Latinoamérica.
Por todo esto, quiero desearos una muy buena 23ª edición del Festival y que tengáis una larga vida en nuestro país.

Santi Vila i Vicente

Santi Vila i Vicente

Consejero de Cultura de la Generalitat de Catalunya

En Cataluña los festivales de cine tienen una gran aceptación porque acercan la creación de cortometrajes y largometrajes de géneros diversos, a públicos más amplios. Un arte que nos transmite realidades y ficciones que nos activan el conocimiento y nos desvelan emociones.
Este año celebramos la 23ª edición del Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente (FICMA), pionero desde Barcelona en este sector, y que durante 8 días – del 3 al 10 de noviembre– se expande por varios espacios de la ciudad. Con una sección oficial que consta de más de 50 pe—lículas en competición, entre largometrajes, cortometrajes y cortometrajes de ficción, el certamen es mucho más que un festival de cine. El FICMA se convierte también en un espacio de reflexión que invita a enfrentarnos con las carencias e imperfecciones del mundo contemporáneo.
Con la voluntad de abrirse al público más joven, el certamen se acerca a las aulas universitarias de Barcelona con la “Ruta Universitaria”. Así mismo, este año se ha preparado una programación de varias temáticas y franjas de edad para que todas las escuelas de Cataluña puedan trabajar la vertiente pedagógica y transmisora de valores de las películas que se ofrecen. Y como siempre, hay que destacar las sesiones y los talleres dirigidos a los más pequeños con el Petit FICMA.
Les deseo todo el éxito a los organizadores y los felicito por la proyección y visibilidad del festival a nivel internacional. También invito al público a implicarse de nuevo en la cultura ambiental desde el zarandeo, la reflexión y el disfrute que nos ofrece habitualmente el séptimo arte.

Janet Sanz

Janet Sanz

Regidora de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Barcelona

Es un honor poder dedicar unas palabras de bienvenida a la 23ª Edición del Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente de Barcelona (FICMA) que estos días se celebra en nuestra ciudad.
El cine, como la literatura, la fotografía, el arte, tienen la capacidad de hacernos pensar, tomar conciencia y motivarnos para la acción. El Festival FICMA es una muestra de esta preocupación por despertar conciencias a través del cine, del aprender disfrutando de imágenes de paisajes lejanos, de historias de lucha o de gritos de alarma para que los responsables de la inacción ante desastres ambientales reaccionen.
En la vida real, como en las películas, hay giros de guión inesperados, hay momentos en los que parece que, a pesar de las dificultades, se consiguen dar grandes pasos adelante, hay luchas, esperanzas y terribles dramas como el asesinato este año de la activista y Premio Goldman 2015, Berta Cáceres, por defender el medio ambiente y por querer mejorar las condiciones de vida de los indígenas de su región.
Propuestas como el FICMA nos ayudan a divulgar, concienciar e imaginar futuros mejores, a garantizar que no desfallecemos en la lucha por conseguir una sociedad mejor.
El FICMA es, pues, una piedra angular para responder con más recursos, con más herramientas al grito de alarma que vivimos. Ha pensado en todo tipo de público (ciudadanía, niños, universitarios...) y esto demuestra que la labor de divulgación y de impulso para el debate y el espíritu crítico, en la calle y en las aulas, son unos de sus mejores valores.

Josep Maldonado

Josep Maldonado

Presidente de AWEPA-España (Asociación Parlamentarios Europeos por África)

Desde el tres al once de noviembre, Barcelona será la Sede del 23º Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente (FICMA).
Durante estos días, Barcelona y Cataluña, gracias a este Festival de Cine, se convertirá en una referencia mundial del debate social para conseguir un mundo mejor.
Es difícil encontrar un Festival de Cine en todo el mundo que tenga las connotaciones que tiene el FICMA.
Es un festival que intenta concienciar a los espectadores desde el punto de vista medioambiental, pero también aprovecha para hacer llegar mensajes a los asistentes para que ese mundo mejor que todos quisiéramos pase por los derechos humanos y el respeto a los derechos de los animales. Desde el año 2010 también tiene un espacio dedicado a los niños y niñas para que aprendan a utilizar el lenguaje audiovisual, para que mejore la comunicación entre los niños y, sobre todo, para empezar a concienciarlos en el respeto a todo lo que les rodea.
Para terminar, quiero felicitar a los organizadores del FICMA, porque desde el año 1993 han logrado consolidar este Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente, el más antiguo del mundo, y alentarlos a seguir en las próximas ediciones para que el FICMA siga siendo un instrumento de formación en el respeto.